jueves, 4 de septiembre de 2014

Fragmento de Vaciando mochilas, llenando almas (no apto para menores)


Capítulo 14. Alejandro
    Mi primera vez fue muy diferente. Inexplicablemente, después de muchos años sin verlo, en una fiesta volví a encontrarme con Alejandro. Mi primer amor secreto de la infancia. Lo cierto es que al verlo sentí una especie de apretón interno en el pecho y salieron a la superficie recuerdos que por lo visto andaban por algún rincón de mi mente.
    ¿Derah? ¿Eres Derah?

    Hola, Alejandro. ¿Cuántos años hace ya?Pregunté a modo de respuesta.

    ¿Cinco, seis? Estás estupenda, como siempre, de hecho.

    Estuvimos hablando en un lugar apartado del local donde se celebraba la fiesta. Joana esa noche no estaba conmigo.    Había quedado con Daniel y parecía muy feliz a su lado, aunque de vez en cuando veía en su mirada algo que me decía lo contrario.

    En un momento dado, Alejandro me ofreció irnos a otro sitio a tomar algo, pues la fiesta estaba empezando a ser menos divertida e interesante que nuestra conversación casi a gritos para entendernos por encima de la música.

    Acepté encantada y salimos juntos cogidos del brazo.

    Tengo el coche ahí mismo.

    ¿El coche? ¿Tan lejos vamos a ir?

    Bueno, sólo estoy de paso aquí. Me alojo en el hotel nuevo de la ciudad y pensé que ahí estaríamos tranquilos. Pero si prefieres otro sitio...

    No, me parece bien. Todavía no lo he visto por dentro.

    Tras unas copas y un café, subimos a su habitación. Yo sabía a lo que iba y realmente lo estaba deseando. Antes de empezar, le dije que nunca había tenido relaciones hasta el final y Alejandro se mostró sorprendido y a la vez creo que halagado.

    Poco a poco me fue desnudando suavemente sin dejar de mirarme ni un sólo segundo hasta que me quedé completamente desnuda frente a él. Sólo entonces apartó su mirada de la mía para buscar con su boca mis pezones erectos y duros como nunca lo habían estado. Su cálida lengua fue alternándose de uno a otro mientras yo no podía parar de suspirar y gemir debajo de mi mano que jugaba con mis labios como intentando silenciarme.

    Me sentía sin saber qué tenía que hacer. Nunca había estado con un chico en la cama. Mis escarceos habían sido solamente besos pasionales y algún que otro toqueteo sin la menor importancia.

    Ahora, por primera vez, tenía ante mí a un hombre excitado, con su miembro hinchado y erecto, tentándome de una forma extraña e incitándome a cogerlo entre mis manos.
    Cuando lo toqué por primera vez, me sorprendió la suavidad y la dureza que encontré al apretarlo y rodearlo. Alejandro puso su mano sobre la mía y me enseñó un movimiento suave y continuo, de arriba a abajo, sobre su sexo.

    Extrañamente, ese movimiento producía unos efectos deliciosos en el mío propio, que lo sentía húmedo y palpitante e incluso hinchado.

    Eres tan hermosa... siempre has sido tan hermosa...

    Sus palabras jadeantes, que parecían salir de lo más profundo de él, me hicieron estremecer, pero eso no fue nada en comparación a lo que sentí cuando sus dedos empezaron a recorrer mi pequeño bultito que hasta ese día solo había tocado yo. Uno de sus dedos entró lentamente en mi interior y sin poder remediarlo me arqueé poniendo a su merced mis pechos que ahora parecían a punto de explotar.

    ¿Te he hecho daño?preguntó apartando sus ojos de mi sexo mojado.

    No. Me gusta. Me gusta muchorespondí notando como la cabeza me daba vueltas.

    Sin saber lo que me esperaba, vi como Alejandro bajaba por mi vientre lamiéndome calurosamente hasta llegar a mi entrepierna, y de una manera inconsciente, abrí mis piernas y subí mi pelvis hacia su boca. Estaba en un lugar nuevo y llenos de sensaciones nuevas. Su lengua recorría cada pequeño rincón de mis labios hinchados y húmedos, que parecían que de un momento a otro fueran a explotar también.
    Cuando la punta de su lengua recorría mi bultito que palpitaba sin descanso, yo sentía como todos los poros de mi piel respondían a su masaje, y hasta mis caderas parecían tener vida propia, levantándose y volviendo a bajar para levantarse de nuevo.
    Mientras sentía todo ese calor subiendo por mi cuerpo, como un azote eléctrico, sentí unas ganas tremendas de volver a tocarlo y apretarlo en mi mano, de subir y bajar por su sexo y escucharlo gemir por mis movimientos. Pero Alejandro seguía en mi mundo caliente y que me daba la impresión de que estaba cada vez más mojado e hinchado.
    De repente mis manos, como si no fueran parte de mi cuerpo, buscaban la manera de encontrar esa parte de Alejandro que me había fascinado.
    ¿Quieres hacerlo tú también?me preguntó él sin yo entender a qué se refería.

    Hasta ese momento no me había dado cuenta de que su sexo había experimentado un cambio. En la punta había aparecido un bulto rojo y húmedo que sin saber porqué desee con un ansia irresistible poder probar su sabor.

    Poco a poco, me acerqué a él con mi boca y cuando lo tuve dentro, mi lengua instintivamente empezó a recorrerlo.    Estaba salado y caliente, y en mis labios notaba como una vena palpitaba y se hinchaba cada vez más. Los gemidos que salían de la boca de Alejandro me incitaban a acelerar el ritmo de mis embestidas, hasta que fue él mismo quien me apartó.

    ¿No lo hago bien?Pregunté preocupada y deseosa de seguir lamiéndolo.

    Lo haces demasiado bien, Derah...
 
   ¿Entonces?

    Quiero entrar en ti... tendré cuidado y no te haré daño...

    Estaba segura de ello y por eso dejé que invadiera mi interior. Tras ponerse lo que sabía que era un preservativo, me miró a los ojos y empezó una nueva y fantástica experiencia en mi vida. Fue una invasión lenta y deliciosa.    Noté como mis entrañas se abrían dejando paso a esa dureza que cada vez entraba más directa y que me masajeaba hasta lo más recóndito e inexplorado de mi propio ser.

    Mis gemidos fueron en aumento y a la par de los de Alejandro, hasta que de repente sentí ese calor conocido pero a la vez nuevo que anunciaba la explosión interna que convulsionaría todo mi cuerpo. En el mismo momento que sucedía eso, sentí como su sexo se hinchaba dentro de mí y como Alejandro empujaba cada vez más fuerte y mis caderas lo invitaban cada vez más adentro. Un gemido largo y gutural salió de su boca abierta junto a mi cuello.
    Nos quedamos abrazados y desnudos el uno junto al otro y yo sentí el deseo de volver a hacerlo una y otra vez sin parar. Había notado una explosión diferente a las que sucedían en la intimidad de mi cuarto y todavía tardó mucho tiempo mi corazón en volver a un latido normal.
    ¿Te ha gustado?me preguntó Alejandro con la voz todavía ronca y acariciando mis pechos que ahora estaban impresionantemente sensibles.
    le dije volviendo a acariciar su sexo que ahora descansaba flácido sobre su pelvis.
    Eres tan especial, Derah…
    Acercó su boca a la mía para besarme esta vez suavemente y de una manera lenta. Mi mano seguía jugando sobre su miembro y poco a poco, a cámara lenta, empecé a notar como cada vez se ponía más duro. Eso estaba causando de nuevo un pequeño riachuelo de lava ardiente en mi propio mundo.
    No entendía exactamente esa incesante necesidad de volver a repetir la experiencia, pero mi cuerpo parecía despertarse solo, así como un deseo incontrolable de más sensaciones en mi piel.
    La segunda vez duró mucho más tiempo y probé a ponerme encima. Fueron sus manos en mis caderas las que me indicaron cómo moverme al principio, pero luego, como si lo hubiese hecho toda la vida, tomé el mando del ritmo hasta volver a explotar convulsionando mi sexo, que parecía tener vida propia, alrededor del suyo. Éste también descargó su furia dentro de mí y quedó atrapada en el preservativo que yo misma había aprendido a poner.
    Más tarde, Alejandro me acompañó a casa y nunca más volvimos a vernos. Supe a las pocas semanas que se había casado con su novia de la ciudad donde vivía, pero no me dolió.

     Alejandro me había regalado un maravilloso momento que nunca podría olvidar y me sentía afortunada por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario